Sobre estos apuntesFichas de oralidad / Una historia de la narración oral / La figura del narrador oral 

 

elenafortun

 

Encarnación Aragoneses Urquijo (1886-1952), conocida por su seudónimo de Elena Fortún, es, indudablemente, un referente como escritora para niños y niñas en la primera mitad del siglo XX (inolvidable su personaje Celia). Pero no solo.

Elena Fortún era una mujer práctica, estudiosa y muy adelantada a su época, miembro del Lyceum de Mujeres, republicana convencida, pensaba que la República acabaría con el analfabetismo y la situación de desigualdad de la mujer.

Puso mucho empeño en formarse y en formar. Había estudiado Biblioteconomía en el Instituto Internacional de Boston (en Madrid) y allí es donde conoce la difusión de La hora del cuento en las escuelas y bibliotecas anglosajonas. Rápidamente comprendió la utilidad de los cuentos contados en la formación de niños, jóvenes y adultos, y se aplicó en esta tarea. Adquirió gran práctica como contadora de cuentos pues, además de sus inquietudes, era gran conocedoras del folclore y la literatura de tradición oral.

Antes de que la Guerra Civil incendiara el país Elena Fortún era asidua contadora de historias y formadora de bibliotecarias. Impartió algunas charlas en Madrid sobre cómo contar cuentos.

En 1941, exiliada en Argentina, publicó el Pues señor..., donde recoge y desarrolla las notas de aquellas conferencias y realiza una exhaustiva selección de cuentos tradicionales agrupados según la edad de a quien van dirigidos los cuentos.

Con Elena Fortún se habla, por primera vez, de un oficio, el de contar cuentos. Dejémosle a ella la palabra:  “He aquí una asignatura olvidada en la escuela, para las futuras madres, o como base de una profesión deliciosamente femenina que ya existe en Norteamérica. Narradora de cuentos infantiles.

 

Bibliografía especializada:

Pues Señor... cómo debe contarse el cuento y cuentos para ser contados, José J. de Olañeta editor.

 

Más en internet:

-en escritoras y pensadoras

-en la wikipedia