[12 jornadas de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez: Pero ¿qué leen los jóvenes?; mayo 2004]

Pep Bruno

 

 

A lo largo de estas páginas hablaré de los dos grupos de jóvenes con los que he trabajado en estos últimos años. Pretendo partir de las experiencias vividas en el desarrollo de estas dos actividades para ir comentando algunos aspectos que me parecen relevantes y algunas dudas y reflexiones que me suscitaron la práctica del club de lectura con jóvenes.

Al escribir sobre todo esto más que respuestas claras y definidas intuyo que el texto se llenará de preguntas que llamarán a más preguntas. Espero que este apoyarse en preguntas sea otra forma de caminar sobre las ideas.

Llevo unos cuantos años trabajando con jóvenes, antes incluso de empezar con actividades específicas de animación a la lectura ya había trabajado con jóvenes en distintos contextos y situaciones, desde campamentos de verano hasta pisos tutelados centros juveniles, asociaciones... Quizás por eso cuando empecé a contar cuentos, de un modo inconsciente, me orienté hacia los jóvenes, de hecho todavía hoy, cuando mi oficio ya es el de cuentista, me encuentro contando casi más en institutos que en colegios.

Curiosamente aquí aparecen de nuevo las preguntas que llaman a preguntas. Y es que a pesar de este trabajo continuado con jóvenes ellos siguen siendo para mí fuente más de preguntas que de respuestas y, muchas veces, tengo que acudir a mis propios recuerdos para no olvidar que esta etapa de la vida está llena de sombras, y cómo no, de luces.

 

 

¿CLUBES DE LECTURA PARA JÓVENES?

Durante tres años coordiné el club de lectura de jóvenes de la Biblioteca Pública del Estado en Guadalajara y en estos dos últimos años estoy en Yunquera de Henares con un grupo de jóvenes que pidieron a Conchi, la bibliotecaria, algo más cercano a la escritura que a la lectura. Estos dos son los grupos que irán guiando mis reflexiones en este texto. Quizás debería comentar que entre los dos clubes hay una importante diferencia: el origen de los mismos. Mientras que en el Club de Lectura la BPE de Guadalajara fue la que ofertó esta posibilidad a los jóvenes de la ciudad, en el Taller de Escritura fueron los jóvenes los que demandaron la actividad a la biblioteca. Para mí este hecho es significativo.

Centrándonos en el tema que hoy nos importa, mis primeras preguntas son las siguientes: ¿un club de lectura para jóvenes? ¿para qué? ¿por qué?

Creo que el club de lectura tiene muchos aspectos positivos y cercanos a los intereses de los jóvenes. Es una colectividad que se dedica a hablar. Eso es, sin duda, lo que los jóvenes son: un grupo que habla y comparte. Lo que los jóvenes son, y bueno, lo que los seres humanos somos. Creo.

No sé si el verbo adecuado es hablar, tal vez comunicar sea más acertado. Los jóvenes se comunican, no utilizan sólo la palabra dicha, se han apropiado de muchos otros canales por los que llevar el agua de las palabras: desde las nuevas tecnologías (los teléfonos móviles con su mensajería corta y precipitada, los correos electrónicos, los foros...) hasta los viejos recursos no olvidados (pintadas en paredes, fanzines, revistas de todo tipo y calaña...); desde el espacio donde todos hablan con todos y todos ven las conversaciones de todos (el chat) hasta el diario íntimo publicado sin pudor ni razón (los weblog[1]). Todo es nuevo y acelerado. Pero creo que todo sigue siendo, en cierto modo, igual que siempre.

Cuando voy a contar cuentos a un instituto y veo entrar a esos muchachos enormes y esas muchachas largas, todos llenos de pendientes y tatuajes, siempre tengo un momento de duda en el que pienso que no va a funcionar, que es imposible, que cómo me voy a poner a contar allí entre aquella manada de bisontes. Pero es un instante, breve, porque enseguida no queda más remedio que ponerse a contar. Y es entonces cuando sucede. Empiezas a contar y comprendes que detrás de todo están ellos, los muchachos de trece, de dieciséis, de dieciocho años, los mismos que siempre. Los jóvenes de todos los años, de todas las épocas. En fin, los hombres y mujeres que siguen alimentándose de palabras, de cuentos, de historias.

Es lo mismo. Puedes utilizar el chat o puedes escribir en tu diario íntimo. Puedes hablar por teléfono o puedes susurrar al oído de alguien en un parque solitario. Puedes compartir en un bar alrededor de un café o puedes contar historias de miedo en una casa donde los padres se fueron de fin de semana. Da igual el modo de hacerlo. Nosotros, ellos, todos, seguimos precisando las palabras como agua para ser lo que somos, humanos.

Viendo entonces que el club de lectura presenta muchos elementos comunes a los intereses de los jóvenes, entonces por qué, como afirmaron en el Primer encuentro de Clubes de Lectura, en Guadalajara, “la implicación de los jóvenes en los clubes es complicada”[2]. El grupo que trabajó “El público de los clubes” sugiere algunas respuestas a esta duda: los jóvenes ven la lectura como una obligación (y eso provoca rechazo), el club de lectura se presenta como una pandilla “impuesta” a la que se pertenece, los estudios ocupan gran parte de su tiempo (cada año más) dejando menos horas al ocio. Estos tres puntos: lectura, grupo y estudios son, a mi parecer, elementos imprescindibles para comprender la dinámica de unos jóvenes sentados alrededor de un libro.

No debemos olvidar en qué momento están los jóvenes que participan en un club de lectura: los cambios de la adolescencia, la importancia del grupo de amigos, el cambio en las relaciones familiares, la asunción de responsabilidades, la importancia de los estudios, etc. Es una época compleja, quizás muchos no la recuerden luego con nostalgia.

Entonces ¿por qué a pesar de todas las complicaciones que comentamos antes se sigue planteando esta actividad a los jóvenes? ¿por qué? Para mí una posible respuesta está clara: muchos lectores infantiles dejan de serlo cuando llegan a la adolescencia y el club de lectura puede servir como puente que ayude a algunos jóvenes a pasar por esos años bailando con libros.

 

 

CÓMO PONER EN MARCHA UN CLUB DE LECTURA PARA JÓVENES

A la hora de poner en marcha un club de lectura para jóvenes hay que ver en primer lugar cuál es el contexto: ¿hay un colectivo importante de jóvenes? ¿son lectores? ¿van a la biblioteca? Merece la pena hacer un buen estudio y reflexión previos para que la puesta en marcha del club de lectura sea lo más acertada posible.

Personalmente creo que lo más interesante es poner en marcha un club de lectura cuando existe demanda por parte de los jóvenes, pero claro, esto es una situación ideal. Lo más cercano a esta posibilidad es lo que me sucedió en Yunquera de Henares.

Allí estuve contando cuentos para los muchachos del instituto, si no recuerdo mal fueron un par de sesiones para que pasara todo el instituto. Evidentemente estas sesiones fueron por la mañana, en horario de clases.

La biblioteca, esa misma semana, ofertó unos talleres de escritura para los jóvenes que habían asistido a la sesión de cuentos, esto en horario de tarde y acceso libre (no concertado y “obligatorio” como había sido con las sesiones de cuentos de la mañana). Un grupo de unos 10 chicos y chicas participaron en aquellos talleres. Ellos ya tenían una cierta inquietud, no eran especialmente lectores pero sí habían disfrutado con los cuentos y sí pensaron que en los talleres habría alguna cosa que les podría interesar. En ese grupo había algunos que escribían cuentos o poesía y había algunos que eran buenos lectores. Pero sólo algunos.

Tras la realización del taller, la experiencia fue tan gratificante que les propusimos continuar con las reuniones. Lo ideal habría sido cada semana o cada quince días, pero ellos prefirieron quedar una vez al mes (también a mí, por cómo es mi trabajo, me venía bien) y así llevamos haciéndolo desde hace dos años. El grupo ha aumentado y hay días en los que nos juntamos más de 20 en el taller. Allí escribimos, leemos, hablamos de cine y de libros. Pero no es exactamente un club de lectura. No sé si lo es, pero tampoco sé si no lo es. Cierto que no es al menos como habitualmente se plantea un club de lectura: no nos llevamos un libro a casa para leer y luego comentar. Eso no. Pero sí se intercambian títulos y se leen textos de los que voy llevando como modelos para algunas propuestas de escritura, sí se comentan libros leídos, sí se juega con textos y palabras, sí se recita poesía... Luego algo de lectura tiene.

En el otro caso, el del club de lectura para jóvenes que realizamos en la BPE de Guadalajara la cosa fue distinta. No se trataba de una demanda de los jóvenes usuarios de la biblioteca, sino que más bien consistía en tratar de volver a poner en marcha un club de lectura para jóvenes que tiempo atrás había existido, pero que después de tres años había dejado de funcionar.

Blanca Calvo recordaba la actividad con mucho cariño, en aquella ocasión quienes se encargaron de poner en marcha el club de lectura fueron Consu (hoy bibliotecaria de Humanes) y Tina (hoy en la BPE de Albacete).

 

 

COORDINADOR

La idea de Blanca al respecto es que para los clubes de lectura es bueno que el coordinador sea alguien que tenga gancho con los jóvenes. Es verdad, eso parece un punto a favor, pero yo trataría de quitar un poco de peso a esa afirmación. Es cierto que si eliges un coordinador incapaz, negado para trabajar con jóvenes (que no entiende, que no conecta, que no comprende, que no tiene interés...) estás poniendo trabas a tu propio trabajo, así las cosas, salvo en ese caso extremo, para mí la cuestión no es tanto enganchar o conectar con los jóvenes: sí creo que es importante que el coordinador sepa cuanto más mejor sobre cómo es el colectivo de jóvenes (centros de interés, situación, etc), pero no tanto que sea alguien con gancho, el gancho para atraer a los jóvenes a un club de lectura pueden ser muchas otras cosas (actividades puntuales como sesiones de cuentos, talleres de escritura, recitales de cantautores, cineforum... ), y después, un coordinador con interés y ganas, emocionado con los libros y los jóvenes, con una buena selección de lecturas detrás, con los ojos y las orejas bien abiertos, seguro que puede hacer una estupenda labor.

 

 

PUBLICIDAD

Cuando en Guadalajara decidimos poner en marcha el club de jóvenes pensamos que sería importante hacer una buena campaña publicitaria. Denominamos al club de lectura “letra joven”, hicimos algunos carteles para pegar por toda la biblioteca (en la biblioteca hay bastantes usuarios jóvenes que van allí a estudiar y a ligar) y folletos que enviamos a todos los institutos. El cartel era un collage que pretendía ser atractivo para los jóvenes, aunque las fotocopias del mismo en blanco y negro hicieron que perdiera algo de gracia. Tampoco pudimos controlar la distribución de los folletos en los institutos. Se llamó a los departamentos de lengua y se habló con profesores interesados, incidimos en las bondades del club de lectura para alumnos que sintieran rechazo por los libros o alumnos que tuvieran dificultades para leer. Aun así, la percepción que tuvimos al respecto es que muchos alumnos no habían tenido acceso a los folletos.

También se hizo publicidad en radio; no estoy seguro de que se hiciera en periódicos locales. Y por último, el boca a boca, se habló con mujeres que asistían a clubes de lectura de la biblioteca por si tenían hijos que pudieran estar interesados en participar de esta actividad.

Como siempre, el boca a boca fue nuestro mejor aliado. No podría dar datos con total seguridad, pero me atrevería a afirmar que un ochenta por ciento de los participantes en el club de jóvenes venían o porque su madre o algún familiar pertenecía ya a un club de lectura o porque les había llegado el boca a boca.

Concluyendo ya este tema y viendo los resultados de esta y otras experiencias, creo que es muy importante realizar una buena campaña publicitaria, lo que no quiere decir hacer un gran gasto en publicidad a través de los medios. Muchas veces es más efectivo pasar por los institutos, hablar con los profesores, pasar por las aulas, contactar con las asociaciones de jóvenes, con AMPAS, con otros clubes de lectura... se trata de un trabajo constante. Y continuo. Digo esto porque tal vez el grupo comience con un reducido número de participantes, pero el boca a boca puede seguir atrayendo a gente.

También pienso que es importante apoyarse en algunos jóvenes conocidos para comenzar a dar consistencia al grupo: jóvenes usuarios de la biblioteca que colaboran de vez en cuando con nosotros, que tienen interes, amigos incluso. Ellos pueden ser de mucha ayuda en los inicios de esta andadura.

 

 

GRUPO

El grupo de jóvenes que vino el primer día a “Letra Joven” fue de ocho, seis chicas y dos chicos, de 14 a 17 años. Durante los tres años que duró esta actividad el número de participantes osciló entre 5 y 12, esta oscilación solía depender de dos factores: exámenes y hormonas. La asistencia variaba en función de: si estábamos en época de exámenes o no, si estos exámenes habían ido bien o mal, si llegaba la primavera, si se echaban noviete o no, si era época de fiestas (de paso del ecuador del curso, fin de curso, fiesta de los suspensos...), etc. En fin, todo eran parámetros lógicos pero incontrolables.

Esto lo fuimos descubriendo luego, con el tiempo.

Pero de lo que yo quería hablar ahora es exactamente del grupo que tenía. En principio los participantes de este club eran lectores. Sólo tenía dos muchachos (uno y una) que no eran buenos lectores. Ella vino animada por una amiga (cuya madre era de un club de adultos) y él vino obligado por su madre. Totalmente obligado. Ella tuvo una época que se enganchó con los libros (los dos primeros años) hasta que le vino una primavera total y dejó el club y se centró en los chicos. Él no dejó de venir un solo día, pero tengo serias dudas de que leyera nada de lo que leíamos allí. Eso sí, le encantaban las películas gore y aprovechaba sus visitas a la biblioteca para coger en préstamo todo el material audiovisual relacionado con este tipo de cine.

El resto de participantes siempre fueron buenos lectores.

Aquí vienen de nuevo las preguntas ¿a quién va dirigida entonces esta actividad? ¿a jóvenes lectores? ¿a jóvenes que no leen?

Yo no tengo una única respuesta. Creo que leer juntos, comentar lo leído, es multiplicar los planos de interpretación del texto, y más aún, es intensificar el placer que obtenemos de los libros. Pero también creo que los clubes de lectura son un eficaz modo de ir leyendo apoyándose en los otros, de ir adentrándose en los caminos que los libros ponen a nuestros ojos de manera que transitar por esos caminos resulta menos fatigoso para quienes no están adecuados a los paseos, ya que al fin y al cabo se trata de caminar acompañados, y la compañía siempre es necesaria para los largos viajes.

Tal vez aquí sí tengo un pero. Quizás no es un pero específico de los clubes de jóvenes, pero es en los clubes de jóvenes donde esta dificultad puede acentuarse mucho. A veces en los clubes de lectura nos encontramos con lectores muy desiguales: lectores muy entrenados, con mucha gimnasia ya a cuestas, y lectores que todavía tienen dificultad a la hora de adentrarse en el libro. Esto puede convertirse en un lastre duro para el grupo. Por eso creo que es conveniente contar con que esto puede suceder, y si es posible –porque el número de participantes sea mucho- doblar el grupo, es decir, hacer dos grupos, tratando que cada uno sea lo más homogéneo posible, casi no tanto en cuanto a las edades, sino en cuanto al nivel de lectura.

En cuanto a la variación de la asistencia a “Letra Joven” de la que hablaba al principio de este epígrafe, creo que es algo con lo que hay que contar. Recuerdo especialmente las épocas de exámenes. Era diferente entre las estudiantes de instituto y las universitarias, las universitarias podían desaparecer un par de meses, las estudiantes de instituto podían faltar una semana, luego volvían, luego faltaban dos semanas, luego volvían tres, luego faltaban otra, luego volvían... esta irregularidad era nefasta para el grupo y para la lectura de los libros. Por eso me planteé la posibilidad de tratar cada reunión de manera independiente, sin olvidar el libro de lectura, claro. Me explico.

Me planteaba cada sesión en dos partes. Después de la bienvenida y de comentar cómo había ido la semana, nos metíamos con el libro, hablábamos de lo que había sucedido en las páginas leídas, de los temas que suscitaban la lectura, de los personajes... como en un club de lectura habitual. Quienes no habían podido leer por los exámenes o deberes o excursiones o lo que fuera, quedaban un poco desplazados, al menos al principio, pero enseguida cuando salían temas de interés se sumaban a la discusión. Solía suceder que si los temas suscitados eran interesantes los que se enganchaban tarde al libro salían del club de lectura con ganas de recuperar las páginas perdidas.

La segunda parte siempre intentaba que fuera independiente y, en la medida de lo posible, relacionada con el libro. Generalmente consistía en alguna propuesta de escritura o en algún juego con poemas o textos del libro. Así, quien no hubiera leído los capítulos de esa semana podía participar sin ningún problema en esta actividad y no quedaba descolgado.

Para mí esta división de las sesiones en dos partes con el paso del tiempo acabó siendo algo imprescindible; de hecho ahora, mientras escribo estas líneas y pienso en todo lo que sucedió en aquellos años, no creo que de otro modo pudiera haber mantenido la cohesión de un grupo tan variable y con tantos altibajos.

Desde entonces siempre que trabajo con jóvenes me planteo las actividades de largo aliento como mosaicos a los que cada día vamos sumando teselas, teselas que son independientes unas de otras pero que juntas conforman una unidad.

 

 

PRIMEROS LIBROS

Creo que es imprescindible, como en todo club de lectura, caminar los primeros pasos sobre seguro, leer libros que sabemos que van a resultar interesantes y que no nos van a fallar. Tres tropezones continuados con tres libros mal seleccionados puede dar al traste con mucho trabajo previo.

También estos primeros libros deben leerse en pocas sesiones (dos o tres a lo sumo), así que sería bueno que fueran cortos. Luego vendrá el tiempo de los libros enormes y las lecturas apasionadas (inolvidable Pat O’Shea y su Los perros de la Mórrigán). Ahora, en los comienzos del club de jóvenes, es momento de reafirmar y despertar el apetito por los libros y las historias.

Para estos inicios yo recomiendo lecturas de autores como: Gonzalo Moure, César Mallorquí, Jaume Rivera y Andreu Martín, Daniel Nesquens, Pennac, Saki, Schubiger, Süskind, Ulhman, Dahl[3]... También son imprescindibles libros clásicos (desde la mitología[4] a Kafka y su Metamorfosis) y otras lecturas (álbumes para adultos, cómics[5], etc.).

 

 

ALGUNAS PROPUESTAS

Ya comenté en alguna ocasión a lo largo de este texto que las sesiones del club de lectura eran bastante flexibles, intentando que tuvieran sentido en sí, no sólo alrededor del libro de lectura sino también con pequeñas propuestas (relacionadas con lo leído esa semana). En general se trataba de pequeños juegos de escritura, de ludoliteratura, en algunos casos desarrollados desde mi propia lectura[6], pero en muchos casos utilizando las recetas y propuestas que encontraba en libros de gente tan interesante como Víctor Moreno, Marius Serra, Antonio Fernández Ferrer, Esperanza Ortega y, como no, Queneau, Perec, Calvino y otros componentes de OuLiPo[7].

Además de estas propuestas de escritura y juegos con los textos, en el club de lectura tratamos de hacer muchas actividades alternativas: veíamos películas en el cine para comentar luego en el club; íbamos a exposiciones relacionadas con la literatura o los temas que suscitaban los libros; llegamos a preparar un concierto con un cantautor local en el que seleccionamos poemas relacionados con sus canciones, convirtiendo el concierto en un recital poético musical; participamos como grupo en la organización del maratón de los cuentos de Guadalajara; etcétera.

Entre las cosas que se nos quedaron en el tintero estuvo la participación en la radio y la edición de alguna pequeña revista con nuestros materiales.

Yo había estado un par de años haciendo un programa de radio de jazz y literatura en una emisora local y siempre tenía invitados jóvenes que hablaban de libros y lecturas, que recitaban sus propios poemas y leían sus cuentos. La lástima fue que no coincidió este programa con los años en los que estuve con el club de lectura. Pienso que la radio es un medio especialmente juvenil, especialmente íntimo, para mí la radio es un excelente recurso para cohesionar al grupo y para seguir trabajando alrededor del libro.

En cuanto a la revista, eso ya pasó. Ahora es tiempo de páginas web. Con el taller de Yunquera hemos hecho una web en la que poco a poco vamos colgando nuestros materiales, en internet, además de mucha página vacía se pueden encontrar materiales muy interesantes: revistas de arte y ensayo, de poesía, de cuento, de ilustración; webs literarias y de arte (verdaderos almacenes de cuentos, cuadros, arte-web, música...). Y no sólo, también los chat de literatura, mitología, poesía... las experiencias como narrantes, los weblog, en fin, las posibilidades dan vértigo.[8]

 

 

¿TRES AÑOS?

Para ir terminando, me gustaría plantear una nueva pregunta: ¿existe el ciclo de tres años? Es una pregunta que, hablando con compañeros que trabajan con colectivos similares, suele aparecer en un momento de la conversación. Es decir, los clubes de lectura de jóvenes ¿tienen un ciclo concreto? ¿duran dos-cuatro años? ¿el momento en el que los mayores del grupo entran en la universidad y los pequeños en bachillerato es el fin del club de lectura?

Así sucedió con “Letra Joven” en Guadalajara, y con otras experiencias similares que conozco. Miro al grupo de jóvenes de Yunquera y veo como vamos llegando al final del segundo año, tengo una pequeña nostalgia, lo pasamos bien pero tal vez el año que viene, cuando algunos de sus componentes se encuentren a un curso de la universidad, ¿empezará a tambalearse todo?

Tampoco es una cosa que me preocupe excesivamente. Cuando estos jóvenes se van es momento de empezar de nuevo, corregir errores, tratar de encontrar nuevos libros, nuevos jóvenes, y nuevos momentos de emoción alrededor de los libros.

Creo que lo importante es que cuando esos jóvenes se van se llevan con ellos el recuerdo de la emoción que provoca la lectura solitaria, y también la lectura compartida, y también los buenos momentos de diversión y hallazgo junto a los libros.

 

 

BREVE NOTA PARA UN POSIBLE FUTURO

Antes de terminar querría mencionar una propuesta en la que estamos trabajando para el año que viene, se trata de un club de lectura realizado a través de internet. La idea es leer durante seis meses el Quijote y quedar una hora a la semana (ya serán 90 minutos) en un canal de chat creado específicamente para la ocasión y en el que hablaremos sobre lo leído durante la semana cada uno en su casa, en su ciudad, en su país.

De momento son más de 15 las bibliotecas de toda España que han mostrado interés por esta propuesta y también algunas otras bibliotecas de Argentina, Chile, México y Canadá.

Quién sabe, esto puede que sea otro modo más de relacionarnos, de comunicar, de conversar alrededor de un libro. Yo no cambio la palabra que toca la piel por la palabra de la pantalla, pero por qué no vamos a seguir buscando puentes que acerquen a lectores de Tarragona con lectores de Canarias, a lectores de Buenos Aires con lectores de Albacete, se trata, al fin y al cabo, de caminos que quieren llevarnos a los libros.

 

 

 

CONCLUSIONES

Después de pasar un par de días reflexionando sobre todas estas cuestiones, hemos llegado a varias conclusiones, a saber:

-El club de lectura con jóvenes debe tener unas características propias, unas peculiaridades que se amolden al momento vital en el que los jóvenes se encuentran.

-No llegamos a ninguna conclusión sobre cómo iniciar el club de lectura. Sí vimos la importancia de conocer la situación del colectivo juvenil y sus posibles demandas en el lugar donde pensábamos poner en marcha el club; estuvimos también de acuerdo en la importancia de la publicidad y del boca a boca, así como en apoyarse en asociaciones juveniles que ya funcionaban y en jóvenes usuarios de la biblioteca para la puesta en marcha. Hablamos de el coordinador y discutimos sobre si debía tener más o menos gancho con los jóvenes, hubo posiciones encontradas.

-La idea de un club de lectura que sea una mezcla entre las dos propuestas que se presentan en este taller (club Letra Joven y Taller de Yunquera) parece la más sugerente. Un club de lectura que se reúna entre dos y cuatro veces al mes, que tenga unas lecturas comunes pero que también tenga unas propuestas para trabajar en el día de reunión, propuestas lúdicas e interesantes, propuestas de escritura, cómic, música, cine, etc.

-Finalmente, todos concluimos que lo importante era disfrutar juntos y no olvidarnos que se trata de compartir el placer por los libros, el gusto por las historias, la pasión por los sueños compartidos.

 

 

------------------------------------

 

 

 

 

ANEXO I

LIBROS Y ÁLBUMES PARA JÓVENES (Selección de Pep Bruno)

 

Libros para y jóvenes

Vian, B., El lobo-hombre,, Tusquets

-----, La espuma de los días, Alianza

J. K. Rowlin, Harry Potter y la piedra  filosofal, Salamandra (y cuatro títulos más)

Martín Casariego, Y decirte alguna estupidez, por ejemplo, te quiero, Anaya

Mallorquí, C., La catedral, SM

-----, El último trabajo del señor Luna,

JD Salinger, El guardián entre el centeno, Alianza

Kafka, La metamorfosis, Alianza

Moure, G., Un loto en la nieve, Textos del bronce (¿)

-----, A la mierda la bicicleta, Alfaguara

-----, El síndrome de Mozart, SM

Benjamín Prado, Dónde crees que vas y quién te crees que eres, Anaya

Daniel Pennac, Kamo y yo, SM

-----, ¡Increíble Kamo!, SM

Golding, W., El señor de las moscas, Alizanza Editorial

Süskind, P, El perfume, Seix Barral

Steinbeck, La perla, Caralt

Andreu Martín y Jaume Ribera, No pidas sardinas fuera de temporada, Alfaguara (y siete títulos más de Flánagan, todos en Anaya)

Finn Garner, J., Cuentos infantiles políticamente correctos, Circe

Sepúlveda, L., Un viejo que leía novelas de amor, Tusquets

Bécquer, Leyendas, Austral

Gisbert, Espejos venecianos

Saki, Los juguetes de la Paz, Alfaguara

Schubiger, J., Cuando el mundo era joven todavía, Anaya

Lindgren, A., Pippi Calzaslargas, Juventud

Ende, La historia interminable, Alfaguara

-----, Momo, Alfaguara

Nesquens, D., Hasta (casi) 100 bichos, Anaya

Gómez de la Serna, R., Greguerías, Cátedra

Ortí, A. y Sampere, J., Leyendas urbanas en España, ed. Martínez Roca

Fred Uhlman, Reencuentro, Tusquets

-----, Un alma valerosa, Ediciones del Bronce

Emilio Pascual, Días de Reyes Magos, Anaya

María Gripe, Los escarabajos vuelan al atardecer, SM

Heinz Delam, La maldición del brujo-leopardo, Bruño

Samuel Alonso Omeñaca, El grito de la grulla, Edelvives

Pat O’Shea, Los perros de la Mórrigán, Siruela

 

Libros ilustrados [y álbumes] jóvenes y adultos

Skármeta y Ruano, La composición, Ekaré y SM

Calatayud, M., El mundo al revés, Mediavaca

N. Popov, ¿Por qué?, Ediciones Norte-Sur

Larson, G., Hay un pelo en mi roña. Una historia gusanil, Ediciones Granica

Hermanos Grimm (selección Herrín Hidalgo), ilust. Oliverio Dumas, El señor Korbes y otros cuentos de Grimm, Mediavaca

Rascal, Le petit Chaperon Rouge, ed. Pastel (francesa)

Gorey, E., Amphigorey, Valdemar

-----, Amphigorey también,Valdemar

Gómez de la Serna, R., 100 greguerías ilustradas, Mediavaca

Auster, P., Isol (ilustradora), El cuento de Auggie Wren, Lumen

Hidalgo, H. (ed.), Narices, Buhítos, Volcanes y otros poemas ilustrados, Mediavaca

Fernández Molina, A., Isol (ilustradora), Aroma de galletas, Mediavaca

Juan, A., Snowhite, Edicions de ponent

Herrin, J., Miscelánea medieval, Grijalbo

Lemieux, M., Noche de tormenta, Lóguez

 

Clásicos de la literatura juvenil

Dumas, A., El conde de Montecristo, Anaya

-----, Los tres mosqueteros, Anaya

Mark Twain, Tom Sawyer, Anaya

-----, Huckelberry Finn, Anaya

Wells, La guerra de los Mundos, Anaya

-----, La isla del doctro Moreau, Anaya

-----, La máquina del tiempo, Anaya

Saint-Exupéry, A., El Principito, Edición del Cincuenta Aniversario

Daniel Defoe, Robinson Crusoe, Bruguera

Carroll, L., Alicia en el País de las Maravillas (y su continuación Alicia a través del Espejo), Alianza

Kipling, R., Capitanes intrépidos, Plaza y Janés

-----, El libro de la selva, Altaya

Melville, H., Moby Dick, Debate

Stowe, H., La cabaña del tío Tom, Ediciones B

Verne, J., Viaje al centro de la tierra, Planeta

-----, 20.000 leguas de viaje submarino, Everest

-----, La vuelta al mundo en 80 días, Alfaguara

JRR Tolkien, El Hobbit, Círculo de Lectores

-----, El Señor de los anillos, Círculo de Lectores

RL Stevenson, La isla del tesoro, Valdemar

London, J., Colmillo Blanco, Espasa Calpe

Conan Doyle, A., Las aventuras de Sherlock Holmes, Anaya

-----, El mundo perdido, Alianza

Barrie, J.M., Peter Pan, Valdemar

L. Frank Baum, El mago de Oz, Maeva (en la misma editorial hay publicados cinco “libros de Oz”)

 

Algo de poesía que funcionó con jóvenes

Claudio Rodríguez, Desde mis poemas, Cátedra

Fernando Pessoa, Poesía, Alianza

Bertold Brecht, Poesía, ed Presencia Latinoamericana?

VVAA, 66 Haiku, Plaza y Janés

Clements (ed.), La luna en los pinos (haikus zen), Gaia ediciones

Rojas, G., Metamorfosis de lo mismo, Visor

Brossa, J., El tentetieso, Plaza y Janés

Brossa / Madoz, Fotopoemario, La fábrica

Bukowski, 20 poemas, mondadori

José Hierro, Antología, Visor

Antonio Machado, Poesía completa, Austral

César Vallejo, Poesía completa, Ed. Akal

Carmen Jodra Davó, Las moras agraces, Hiperión

 

 

 

 

 

 

ANEXO II

LIBROS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE ANIMACIÓN A LA LECTURA/ESCRITURA (Selección de Pep Bruno)

 

Equipo Peonza, ABCdario de la animación a la lectura, MEC

-----, El rumor de la lectura, Anaya

Moreno, V., El juego poético en la escuela, Pamiela

-----, El deseo de leer, Pamiela

Muñoz, M., La poesía y el cuento en la escuela, Consejería de educación y cultura de la Comunidad de Madrid

Ortega, E., El baúl volador, Consejería de educación de Castilla y León

Pennac, D., Como una novela, Anagrama

Queneau, R., Ejercicios de estilo, Cátedra

Sarto, M., Animación a la lectura con nuevas estrategias, SM

Serra, M., Verbalia, Península/Atalaya

-----, Verbalia.com, Península/Atalaya

 

 

 

ANEXO III

DIRECTORIO DE INTERNET (selección de Pep Bruno)

 

[La mayoría de las páginas seleccionadas tienen enlaces a páginas también de interés, cada enlace se multiplica ampliando hasta el infinito este directorio, que no deja de ser limitado y personal]

[pongo un * delante de las direcciones específicamente para mediadores]

 

-Algunas páginas imprescindibles

*[bibliografías, recursos, enlaces y estrategias de animación a la lectura]

www.sol-e.com

*[la web del plan de lectura del ministerio, con muchos enlaces interesantes]

www.planlectura.es/index.html

*[ponencias de las jornadas “25 años de animación a la lectura”]

www.jccm.es/educacion/prog_educ/jornadas_anim_lectu/inicio.htm

 

-Revistas de Literatura Infantil y Juvenil

*Babar www.revistababar.com

*Imaginaria www.imaginaria.com.ar

*Revista de Ilustradores [con enlaces a webs personales]  http://barbaverde.tabira.org

 

-Revistas de Literatura

Literaturas www.literaturas.com

Aledaños de la literatura www.premura.com/revista

Ariadna-RC [revista de poesía] www.ariadna-rc.com

ELFOS [literatura fantástica] www.elfos.org

La máquina del tiempo [con monográficos sobre autores clásicos] www.lamaquinadeltiempo.com

Letralia www.letralia.com

 

-Recursos varios

*[algunas estrategias de animación a la lectura]

http://usuarios.lycos.es/bibliotecario/animacion/animacion.htm

*[jóvenes recomiendan libros a jóvenes]

www.libroadicto.com

*[excelente web de un colegio, con caligramas y demás propuestas de escritura]

http://centros1.pntic.mec.es/cp.jose.maria.calatrava/biblioteca.html

*[empeñados en que leamos]

www.maratondeloscuentos.org

www.fundaciongsr.es

www.amigosdelibro.com [la organización internacional está en  www.ibby.org ]

www.librosalacalle.com

*[prometen]

www.uclm.es/cepli

www.alonsoquijano.org

*[web con un breve curso para contar cuentos]

www.786cuentos.iespana.es/786cuentos

*[libros digitales, taller de escritura y club de lectura on-line]

www.elaleph.com

*[guía básica para bibliotecarios, auspiciado por Alfaguara]

www.alfaguarainfantil.com.ar/guiabiblio/1.htm

 

-Bibliotecas

Biblioteca Virtual Cervantes www.cervantesvirtual.com

 

-Cuentos y cuentacuentos

*[web del canal #cuentistas, cuentacuentos de toda España]

www.cuentistas.info [en construcción, todavía están aquí: http://es.geocities.com/canal_cuentistas]

[hay muchas páginas con cuentos, unos ejemplos:]

www.ciudadseva.com [excelente, con muchos textos y enlaces a bibliotecas virtuales]

http://www.geocities.com/catavalle2000

http://pacomova.eresmas.net

www.predicado.com

www.loscuentos.net

[excelente selección de literatura satírica, con enlaces muy interesantes y curiosos]

http://www.arrakis.es/~trazeg/index.html

[cuentos medio lascivos]

www.geocities.com/SiliconValley/Byte/4713/cuentos/index.html

http://64.239.97.84/leyendo/

 

-Poesía

[también hay muchas páginas de poesía, otros ejemplos]

www.poesiasalvaje.com/

http://poesia.arkania.org

www.iespana.es/poesiahispana

www.mirome.com

 

-Escritores

[webs con escritores varios]

www.tematicos.com/solo_biografias/Escritores

www.sololiteratura.com [incluye archivos de voz]

 

-Fotografía

[galería de fotografía y fotógrafos] www.artymagen.org

[álbum de instantes, fotos y haikus] www.albumdeinstantes.com

[desnudos] www.subercaseaux.com

[naturaleza] www.pepmata.com

 

-Poesía visual y caligramas

*[estudios y ensayos] www.vorticeargentina.com.ar/escritos/poesia_visual.html

*[fundación Joan Brossa] www.fundacio-joan-brossa.org/esp/fundacio.html

*[portal de poesía visual y experimental: muy interesante]

http://www.portaldepoesia.com/visual_exp.htm

*[revista Texturas: nuevas dimensiones del texto y la imagen]

http://www.cervantesvirtual.com/hemeroteca/texturas

[interesante] http://vispo.com/uribe/

[con clásicos] http://www.prtc.net/~saturno/visual.html

http://www.saltana.com.ar/1/docar/004.html

[taller del sol-poesía visual] http://www.boek861.com/castella.htm

[libro poesía e imagen, muy interesante] http://boek861.com/lib_cozar/portada.htm

[caligramas] http://usuarios.lycos.es/encofratasparadise/caligramas.htm

[más caligramas] www.xtec.es/~fgavalda/tallerdepoesia/taller11_caligramas.htm

 

Haiku

[el rincón del haiku] www.elrincondelhaiku.org

 

-Poesía aleatoria [artefacto automático]

www.internet.com.uy/vibri/artefactos/vpoesia/index.htm#

 

-Arte web

www.internet.com.uy/vibri/artefactos/index2.htm

 

-Imágenes

http://www.cienaniosdeperdon.com.ar/IO/Varios.htm

 

-Escritura

www.unknownhypertext.com/

[ejemplo de novela colectiva]

http://www.anaya.es/cgi-bin/novela_colectiva/novela_interactiva.pl?ruta=blanco

[vanguardias]

http://thales.cica.es/rd/Recursos/rd99/ed99-0055-01/inditextos.html

 

-Arte

*[impresionante archivo de cuadros, por autores] http://artchive.com/ftp_site.htm

*[impresionante web-enciclopedia de arte, con decenas de enlaces y cuadros] www.artcyclopedia.com/

[cuento de Borges “La casa de Asterión” enlace directo con el cuadro de Watts]

http://www.tate.org.uk/servlet/ViewWork?cgroupid=999999961&workid=16002&tabview=text&texttype=10

 

-Varias e interesantes

[inclasificable y excelente]

www.hoogerbrugge.com/ml.html

*[bookcrossing, libros que circulan libremente por las ciudades]

www.bookcrossing-spain.com/

*[excelente página con montones de enlaces interesantes. Imprescindible]

www.eldigoras.com

*[revista de creación y ensayo]

www.librodenotas.com/almacen/index.php

*[página personal de José Antonio Millán, muy muy interesante]

http://jamillan.com

*[página personal de Pep Bruno, con enlaces, comentarios de libros, estrategias...]

www.pepbruno.com

*[cuento en red: estudios sobre ficción breve]

www.cuentoenred.org

*[verbalia.com... el país de los verbívoros]

http://www.vilaweb.com/verbalia/esp

[taller de escritura con jóvenes, hay más páginas de talleres de escritura creativa, lúdica, pero suelen ser webs de cursos/talleres de pago]

http://es.geocities.com/taller_de_escritura_ludica

*[página de los asustadores de todas las culturas]

http://encina.pntic.mec.es/~agonza59/index.html

 

-Chat

Chat www.irc-hispano.org

[enlaces directos a chat: literatura, poesía, filología, mitología, cuentistas]

http://www.irc-hispano.org/demochat/canal.html?sec=LIT&can=literatura

http://www.irc-hispano.org/canales/seccion.html?sec=POE

http://www.irc-hispano.org/demochat/canal.html?sec=LIT&can=filologia

http://www.irc-hispano.org/demochat/canal.html?sec=LIT&can=Mitologia

http://www.irc-hispano.org/demochat/canal.html?sec=LIT&can=cuentistas

 

 

 


[1] Para quienes todavía no sepan qué es un weblog y lo que ahí se puede ver, aquí va la dirección de uno de los más usados en español: www.bitacoras.com

[2] VVAA, “Primer encuentro de clubes de lectura”, en Educación y Biblioteca, año 12, nº113, junio de 2000, p. 10

[3] Al final de este trabajo presento una pequeñísima bibliografía con algunos títulos que recomiendo de estos y otros autores (anexo I).

[4] Véase el completo e interesante artículo: Ramón Navarrete, A., “Cincuenta libros de mitología para jóvenes”, en CLIJ, Nº 163, septiembre de 2003, pp. 7-20

[5] En la actualidad me encuentro realizando una pequeña bibliografía sobre cómics, me interesan los que cuentan mitos clásicos, pero hay muchos otros, me gustaría destacar, desde el peculiar Gorey hasta los muy conocidos y leídos de Jodorovsky y Moebius. También cómic del tipo de Mafalda como son los de Titeuf, o los ya clásicos (y por eso imprescindibles) de Tintín.

[6] Véase por ejemplo en www.pepbruno.com en A. Lectura y N. Oral, en el epígrafe de estrategias lo que se plantea con “intertextualidades”. O también las propuestas de escritura que hay en http://es.geocities.com/taller_de_escritura_ludica

[7] Véase un somero listado en el anexo II al final de este trabajo

[8] Véase un somero listado en el anexo III al final de este trabajo

 

MIS BLOGS

Por los caminos de la tierra oral

21 Octubre 2019

  • Reseña de "Contar"
    Me llega desde el País Vasco esta reseña que ha publicado la querida Dorleta Kortazar en la Revista Puntua y en la que recomienda ...

Blog Palabras del candil – Palabras del candil

21 Octubre 2019

  • Reedición de El ganso pardo

    En estos días estamos trabajando en la reedición de El ganso pardo, el estupendo libro de la admirada Paula Carballeira. Además de revisar el texto, para esta nueva edición hemos encargado una

    ...

logo palabras del candil

tierraoral

LogoAeda

diseño de la web: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   ::o::   ilustración de cabecero: Raquel Marín

Licencia Creative Commons Este web está bajo una Licencia Creative Commons.